23 de abril de 2009

40º EDICIÓN DE LA FIRA DEL LLIBRE

Los Jardines de Viveros acogen una nueva edición de la Fira del Llibre de Valencia, la número 40. Una fecha importante, motivo de alegría en los tiempos que vivimos y las dificultades que atraviesa la editoría por estos pagos. El porcentaje de lectores valencianos sigue a la baja y a la cola de España, un hecho que aunque no sorprenda a casi nadie no nos puede dejar indiferentes. Las causas de este desencuentro prolongado son muchas y muy variadas, pero todas son consecuencia del empeoramiento progresivo de la educación pública y el desinterés de la administración para fomentar y favorecer la lectura. Una muy meditada estrategia política de control social, porque la literatura en todos los sistemas y sobre todo en los autoritarios resulta sospechosa y los literatos tienen todas las papeletas para convertirse en proscritos.

A pesar de todo, a pesar de los nubarrones y de la permanente sensación que todo puede ir a peor (parafraseando un poema de Pasolini), la Fira del Llibre es una magnífica ocasión de infundir esperanza y por supuesto para sumirse en el bullicio de Viveros lleno de casetas de libreros. Una buena manera de intercambiar impresiones con los autores (aunque no sean de relumbrón y de postín....que también para eso hace falta un presupuesto que no llega, como bien recordaba Juan E. Tur en Testigo Accidental, al hacerse eco de la denuncia de los libreros de que la Generalitat todavía no ha ingresado los 35.000 míseros euros de la Fira de l'año pasado) y de ojear las novedades, los libros pendientes, las secciones de segunda mano, los comics y libros de ilustración, etc etc...

Los libros nos hacen existir y nos ayudan a conocernos mejor y a conocer mejor a los demás, a sentir y viajar sin movernos de la silla. Somos de los que antes de acostarnos tenemos que leer unas páginas para que el día sea redondo y completo; y que nos despertamos con la emoción que nos produce poder retomar entre nuestras manos el libro para disfrutar del placer y las emociones que nos transmitirá.

Todo eso y más son los libros. Celebremos pues que se sigan publicando, que se hagan Ferias del Libro, que seamos tantos los fervorosos lectores que impacientemente o tranquilamente, pero siempre con gran devoción y emoción, disfrutamos del placer de la lectura.

Buena muestra de ese climax fue la presentación que la editorial 3i4 hizo de las novedades publicadas. Más emotivo cuando entre los autores había unos cuantos amigos y amigas, contentos y emocionados por tener entre sus manos las criaturas fruto de tanto esfuerzo, y además pudiéndolo compartir en un acto simple pero muy entrañable.

2 comentarios:

Pilt Rafa dijo...

Ha de ser molt emocionant eixe moment de reconèixer el teu "xiquet" que tants esforços ha costat portar al món.

Finalment, alguna recomanació per aquesta primavera?

Giuseppe Grezzi dijo...

Sin duda, el fruto de tantos esfuerzos no llena de alegria y emoción, de satisfacción incomparable!

Algún libro para la primavera (aunque no sea novedad...):
"Pasado perfecto" de Leonardo Padura (el primer libro de una cuadrilogía sobre La Habana...imprescindible!);

"Vida y Destino", Vassili Grossman (la novela del siglo XX, un alegato contra los totalitarismo en el trasfondo del cero de Stalingrado por parte de los nazis);

"Siete casas en Francia", la nueva novela de Bernardo Atxaga.

Para la primavera (que esta año es más bien tardía) hay suficientes páginas para llenar los huecos que nos deja el ajetreo diario.
saludos