15 de octubre de 2011

Indignación Global

Más de 900 ciudades de 75 países en los 5 continentes, acogerán este 15 de octubre una movilización global por un cambio real y tangible, más necesario que nunca. El espíritu del 15M, el genuino movimiento de indignación que empezó ocupando plazas y calles en las ciudades españolas, se ha extendido a todo el planeta.

Las adehsiones y los apoyos se han ido sucediendo, multiplicando el clamor que reclama transformaciones reales en nuestras sociedad, por una democracia real y contra el abuso de la especulación financiera y los llamados mercados internacionales, que nos están arrebatando nuestros derechos de ciudadanía.

Reputados y respetados intelectuales como Eduardo Galeano, Naomi Klein, José Luis Sampedro entre otros, se han sumado al manifiesto que aboga por el cambio.

El manifiesto

El 15 de octubre, unidos y unidas en nuestra diversidad por un cambio global, exigimos democracia global: un gobierno global del pueblo y para el pueblo. Inspirados en nuestros hermanos y hermanas en Túnez, Egipto, Libia, Siria, Bahrain, Palestina-Israel, España, Chile y Grecia, también exigimos un cambio de régimen: un cambio de régimen global. En las palabras de Vandana Shiva, la activista india, exigimos el remplazo del G8 por la humanidad completa- el G7,000,000,000.

Las instituciones internacionales no democráticas son nuestro Mubarak global, nuestro Assad mundial, nuestro Gaddafi internacional. Estas incluyen: el FMI, OMC, el comercio internacional, los bancos multinacionales, el G8/G20 y el Consejo de Seguridad de la ONU. Como Mubarak y Assad, no permitiremos que dirijan nuestras vidas sin nuestro consentimiento. Todos nacimos iguales, pobre o rico, mujer o hombre. Africanos y Asiáticos son iguales a Europeos y Americanos. Nuestras instituciones deben reflejar esto o ser derrocadas.

Hoy, más que nunca, fuerzas globales determinan nuestras vidas. Nuestros trabajos, nuestra salud, nuestra vivienda, nuestra educación y nuestras pensiones están controladas por los bancos internacionales, el mercado, los paraísos fiscales, las corporaciones y las crisis financieras. Nuestro medio ambiente está siendo destruido por contaminación en otros continentes. Nuestra seguridad la determinan las guerras y el comercio de armas, drogas y recursos naturales que benefician a personas fuera de nuestras fronteras. Estamos perdiendo el control sobre nuestras vidas.

Esto debe terminar. Esto va a terminar. Los ciudadanos del mundo debemos recuperar el control sobre las decisiones que nos afectan a todos los niveles – de global a local. Esto es democracia global. Esto es lo que hoy exigimos. [Este párrafo fue agregado siguiendo las sugerencias de las asambleas] Como los zapatistas mexicanos, hoy decimos “¡Ya basta! Aquí el pueblo manda y el gobierno obedece” - ¡Ya basta! Aquí el pueblo manda y las instituciones globales obedecen. Como los indignados españoles decimos “¡Democracia real ya!”- Democracia global real ya.

Hoy hacemos un llamado a los ciudadanos del mundo: ¡Globalicemos la Plaza Tahrir! ¡Globalicemos la Puerta del Sol!

1 comentario:

danipirata80 dijo...

¿Los terroristas “rebeldes” fanáticos de Al Qaeda, ex de Gadafi expulsados del gobierno por corrupción, mercenarios de Qatar y Arabia Saudí; financiados y armados por Occidente, responsables de crímenes horribles, pillaje, racismo, asesinatos de civiles desarmados…son los “hermanos libios” que le enseñan a la humanidad el camino a seguir?.
Por lo que se deduce de la lectura de su manifiesto,¿está previsto ese cambio de régimen global por los mismos medios y procedimientos utilizados en Libia?, ¿lo tienen ya negociado con la ONU y la OTAN?

Esto ya es inaceptable, inasumible…es un delirio social de colaboracionismo ignorante.
Ahora comprendo lo de la “disidencia controlada” y cómo los mismos medios que ocultan las matanzas en Trípoli y Sirte se dedican a hacerle propaganda a las cuatro vientos a este curioso movimiento tan bien visto por el poder que lo promociona y patrocina.

Que buenos vasallos si hubiese buen señor.. pero es más fácil seguir el camino marcado por las guerras de cuarta generación y hacer de árbol que oculte el bosque de los crímenes en nuestro nombre que perpetran aquí y ahora. Siempre en nuestro nombre, hasta esta misma disidencia controlada está trabajando en nuestro nombre con el apoyo de los medios de manipulación social, dependientes a su vez de las grandes corporaciones de la muerte.

Espero que podamos despertar a tiempo de este matrix, un engaño colectivo de proporciones insólitas y brutales….

Un saludo,