14 de noviembre de 2008

¿VALENCIA CIUDAD VERDE EUROPEA?

Mucho hormigón y poco verde en la publicidad de Valencia...

Eso quisieramos nosotros. Nos encantaría disfrutar de una ciudad verde, limpia, tranquila y acogedora.

Pero tenemos que lamentar el triste espectáculo dado por la alcaldesa de Valencia. Sentimos una total y absoluta indignación por el triste y patético espectáculo que ha dado el Ayuntamiento de Valencia, ya que la lógica del todo vale y del 'por pedir que no quede', nos haga hacer el rídiculo más espantoso. Que conste: en absoluto nos alegramos que a la primera ronda, se haya rechazado la candidatura de Valencia como una de la ciudades verdes europeas. Esa es la lógica consecuencia de la falta absoluta de políticas de sostenibilidad, de una ciudad que ha aumentado sus emisiones de gases de efecto invenadero en más de un 85% con respecto al 1990, que tiene una media de zonas verdes inferior a 5mq por habitante (la OMS aconseja entre 10 y 15, por ejemplo Madrid tiene 10mq), que ha albergado un circuito de Formula1, que en 2007 ha sido la segunda ciudad más contaminada de España (según el estudio de Ecologistas en Acción).

Frente a esas circustancias que disminuyen la calidad de vida de los valencianos y valencianas, el Ayuntamiento intenta confundir y engañar, decidiendo apuntarse a la elección de ciudad verde. Muestra de que lo que más le importa a Rita Barbera y a su equipo de gobierno es vender la moto y vivir del cuento de lo bien que está la ciudad, evitando cumplir con sus obligaciones (allí están los incumplimientos flagrantes en materia de contaminación atmosférica y acústica).

Si Ayuntamiento quiere aspirar al galardón de ciudad verde europa, cumpla los criterios: reduzca el desaforado número de coches que circulan por la ciudad mediante un impulso activo al transporte público, ponga en marcha el servicio de bicicletas e potencie la intermodalidad, abandone la política arboricida (el parque granero, la avenida Antiguo Reino de Valencia, etc...) y duplique las zonas verdes, renuncie a la ampliación del puerto e impulse el tráfico de mercancias por tren, reduzca el despilfarro energético y haga una verdadera recogida selectiva de los residuos.

Cuando habrá dado muestra de merecer ese galardón, de que una Concejalía de Cambio Climático está por labor de luchar contra ese grave problema (ya que hasta ahora no ha hecho nada, ni siquiera gastar su presupuesto), ELS VERDS Esquerra Ecologista Valencia seremos los primeros en alegrarnos y felicitar al Ayuntamiento, por haber cumplido su deber y merecer ser anoverada entre las mejores ciudades de Europa.

Recordamos además que Valencia está suscrita desde el 1994 a la Carta de Aalborg de las ciudades sostenible, que ha sido incapaz de cumplir. Pero sí que se ha apuntado...

La noticia en el Levante-emv

5 comentarios:

bruno dijo...

Gracias Giuseppe por tus articulos!
Intento difundirlos pero parece que a la gente no le importa demasiado... que triste!
Animo!

Giuseppe Grezzi dijo...

Gracias a ti por leerlos y por reenviarlos! Es duro, parece que cuesta, pero tengo la esperanza y la confianza que poco a pco las cosas cambien.

Sí se puede!

ciao

Vicente dijo...

Claro que importa, lo cierto es que estas cosas son tan evidentes que sigo sin entender como llevamos la tira de años gobernados por esta panda de chorizos de misa diaría e hipocresía sin límites. Es que estamos en manos de una tropa que asusta, Fabras, Font de Moras, etc.
Como decía el negro "Yes we can"

Giuseppe Grezzi dijo...

Sí que podemos cambiar las cosas.
Es importante creer que es posible y superar los complejos que nos impiden aspirar a gobernar y cambiar la situación desde dentro. Si trabajamos y confiamos, lo conseguiremos.
Gracias Vicente por tu atención y comentarios.
un abrazo

Óscar Pardo de la Salud. dijo...

Giussepe, felicidades por tu comentario, que suscribo y comparto al 100%.

No olvides la desaforada contaminación lumínica, viviendo de Teruel, ya en el Puerto de Escandón a más de 100 km. de Valencia se percibe la misma, lo mismo ocurre desde Manzaneruela (Cuenca) en las inmediaciones del Rincón de Ademuz.

Un abrazo